Temperaturas bajo cero, vientos de más de 100 kilómetros por hora y corrientes eléctricas de más de 50.000 vatios. Estas son las condiciones laborales de uno de los trabajos más peligrosos del planeta, pero solo un día más en la vida de una reducida élite: los instaladores de las redes eléctricas de Alaska…

Relacionados

¡En ruinas!

Las casas más feas

Querer es poder: 88 kg en 20 meses