Con sus barbas y su ropa de camuflaje, los Robertson se han consolidado como la familia favorita de Estados Unidos. A pesar de su modesto estilo de vida, han amasado una fortuna con la venta de señuelos para patos y han convertido su antaño negocio familiar en un imperio multimillonario. Pero aunque los Robertson vivan el sueño americano, siguen siendo fieles a su rústico estilo de vida y a sus raíces sureñas.


Duck Dynasty