Ellos son los Robin Hood de los inmuebles. Compran casas zombies para reformarlas y venderlas al mejor precio.